segueix-nos

segueix-nos

TERRA SANTA

TERRA SANTA

Terra Santa

Terra Santa

PARTICIPA! TOTS I TOTES SOM NECESSARIS!

PARTICIPA! TOTS I TOTES SOM NECESSARIS!

dilluns, 5 de juny de 2017

PENTECOSTA



El Espíritu Santo es la tercera persona de la Santísima Trinidad y profesamos su divinidad cuando rezamos en el Credo: "Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria". Hemos de creer, pues, en Dios Espíritu Santo.

BALEN, Hendrick van. La Santísima Trinidad, hacia 1620, Amberes, Sint-Jacobskerk




La santificación que el Espíritu Santo obra en nosotros consiste en unirnos cada vez más con Dios; pero, para que pueda lograrlo, hemos de dejarle actuar en nuestra alma. 

Viviendo siempre en gracia de Dios. 

Recibiendo los sacramentos, especialmente la Penitencia y la Eucaristía. 

Escuchando lo que Él nos dice por medio de los Pastores de la Iglesia y las inspiraciones interiores. 


Al Espíritu Santo hemos de pedirle de modo especial sus siete dones, necesarios para vivir de verdad como cristianos: 

El don de sabiduría. 

El don de entendimiento. 

El don de consejo. 

El don de fortaleza. 

El don de ciencia. 

El don de piedad. 

El don de temor de Dios. 



Algunas oraciones dirigidas al Espíritu Santo: 

«Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo». 

«En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo». 

«Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor». 

«Ven, Espíritu Santo, y envía desde el cielo un rayo de tu luz».


BERNINI, Cátedra de San Pedro (detalle), 1657-1666, Basílica de San Pedro, Roma




Un propósito para avanzar



Considera que, cuando se está en gracia, el Espíritu Santo habita en el alma como en un templo; haz propósito de vivir siempre en gracia de Dios. 


Repite, especialmente en torno a la fiesta de Pentecostés, algunas de la oraciones dirigidas al Espíritu Santo.



FINAL DE CURS DE CATEQUESI I COMUNIONS A ALPICAT



El cap de setmana del 27 i 28 de maig es van celebrar les Primeres Comunions a la nostra comunitat.

Ben boniques, com sempre, amb emoció i nervis per part dels nens, i una mica per part de tothom... Tots volem que la celebració surti bé, que es gaudeixi i, sobretot, que sigui eficaç. És a dir, que en el cor dels nens i nenes resti la certesa que el Senyor els acompanya i els espera sempre.

Continuarem el proper curs. A aquells que han finalitzat aquesta primera preparació, se’ls oferirà continuar amb la post-comunió. Nous nens i nenes esperaran amb emoció celebrar la Primera Eucaristia. El cercle es tanca i comencem novament.

Gràcies als catequistes i a moltes altres persones que fan que les petites comunitats funcionin, i millor o pitjor, també testimonien l’existència d’un Crist Viu i Ressuscitat.







(Les imatges corresponen al dia abans de la celebració)

L’ENTREVISTA A…



Avui ens apropem a Julio, és Agent de Pastoral i membre del Consell Parroquial de Torrefarrera.





Julio:

1. Estàs casat i tens fills? Quants anys tens?

Sí, i tinc 3 filles.  67 anys. 

2. Un sant o santa que et motivi especialment? Per què? 

No tinc cap santa o sant en especial. Qui em motiva és Jesús de Natzaret fet home, perquè Ell ha de ser el centre de la meva vida, i he de procurar no perdre’l de vista, tant en les coses bones com en les dolentes que em puguin passar en aquest món. 

3. Pertanys a algun moviment o grup eclesial? 

A la parròquia de la meva població, a Torrefarrera Solidària (Caritas), i a les nits ensenyo a llegir i a escriure a un grup d’africans de la població de Bahaja Cunda (Gambia). 

4. On t’agrada marxar, sol o amb família, per a desconnectar? 

Amb la meva dona ens agrada anar a la muntanya, fent el seguiment de les muntanyes de les voltes ciclistes del Tour, Giro i la Volta. 

5. Saps cuinar? Si és així, quin plat ens prepararies? 

Sí, tot a la brasa. Una paella d’arròs caldós. 

6. Què t’agradaria canviar de l’Església? 

Del que és essencial, res. Però sí que m’agradaria canviar la jerarquització. 

7. Si et trobessis el Sant Pare, què li diries? Què li preguntaries?

Que continuï pel mateix camí que està fent i que no tingui por. 
Li preguntaria si l’Església no pot fer més pels refugiats, sobretot per la gent que s’afona al mar Mediterrani, i quines pautes podria donar als cristians per poder ajudar els refugiats. 

8. Hi ha algun personatge d’Església, home o dona, viu o mort, que t’impressionin?

Hi ha moltes, moltíssimes persones que m’impressionen pel que han fet o fan, la llàstima és que nosaltres potser no sabem comunicar les notícies. 

9. Ens podries recomanar un llibre o una pel·lícula? 

Jesús, la historia de un viviente d’Edward Schillebeeckx. 

10. Un viatge que tens pendent? 

Terra Santa.



María es una mujer sencilla








María es una mujer sencilla. Alguien que acepta la vida tal y como viene, sin condiciones. María es la mujer que acompaña el dolor de los olvidados de la historia, de la gente sencilla y humilde, la mujer que sin palabras pero con gestos y en el día a día confía en Dios. Mujer que contempla la vida y la ama apasionadamente.



Madre del Hombre



Los que sufren el silencio de la vida,
los que esperan
a pesar de los desiertos cotidianos,
te miran a tí, Madre del Hombre,
como fuente de alimento en lo sencillo.
Los que sienten el dolor en sus entrañas
cada día, cada segundo,
del hambre, la guerra y la muerte,
te miran a tí, Madre del Hombre,
como arroyo de servicio y optimismo.
Los que aman la fe en la incertidumbre,
la callada voz, la eterna presencia,
la luz de los todos sin futuro,
te miran a tí, Madre del Hombre,
fuente, arroyo y camino.





D. Gaspar                        

Kiko Argüello: Las missio ad gentes


Os recomiendo esta entrevista a Kiko Argüello: Las missio ad gentes son una ‘bomba’ en China y Europa



“Agradecido al Santo Padre y a las familias”. Responde Kiko Argüello a la pregunta sobre cuáles son sus sentimientos justo después de la gran audiencia con el papa Francisco, en el Aula Pablo VI, una cita que el Pontífice concede ya cada año al Camino Neocatecumenal. 

Entrevistado por ZENIT, el iniciador de este itinerario para el redescubrimiento de las promesas bautismales –como ha recordado hoy el Santo Padre– cuenta la obra que ya desde hace 50 años “el Espíritu Santo cumple a través de nosotros”, especialmente a través de estas familias misioneras que están llevando un anuncio de fe a los cinco continentes, en zonas difíciles donde se consumen cotidianamente tragedias como el aborto o donde la familia y la Iglesia están “atacadas”. 

Una vez más, el Papa ha recibido al Camino Neocatecumental y ha animado la obra de evangelización que realiza desde hace años. ¿Cómo se siente? 

Kiko: El encuentro ha ido bien. Me han emocionado mucho las palabras que el Santo Padre ha añadido al final, improvisando: ‘Yo me quedo aquí, pero os acompaño con el corazón’. Nos ha demostrado una vez más que nos quiere y después me ha dicho cosas muy bonitas en privado, añadiendo que en los próximos días quiere hablar conmigo. Estoy contento… Y lo estoy también por las familias, realmente un espectáculo. Nos consuelan estas familias, están llenas de generosidad, están llenas de alegría. ¡Es algo impresionante! 

Este año se ha registrado un número aún más alto de familias dispuestas a ir a la missio ad gentes… 

Kiko: Sí, 270 familias para 54 missio ad gentes. Repito, ¡es un espectáculo! Hemos tenido una convivencia maravillosa en Porto San Giorgio: 300 familias presentes y todas han aceptado ir por el mundo a evangelizar y que su destino se elija a suertes. ¡Imagínatelo! Ponían en un cesta el nombre y en otra la nación. Por tanto, por ejemplo, se sacaba China y yo preguntaba: ‘Joaquín, María, con vuestros ocho hijos, ¿aceptáis ir a China?’. ‘Sí’. ‘Muy bien’. Y después otra familia, y otra. Y así cinco familias que ni siquiera se conocen forman una misión para Asia. Se ha creado realmente un ambiente dulce, de amor maravilloso. Pensé en el salmo que dice: “Que bueno los hermanos juntos… es como el óleo que desciende por la barba’. 

Del anuncio del kerygma a los gitanos en las periferias de Madrid, medio siglo después, el Camino llama ahora a las puertas de Asia. ¿Cómo procede la obra de evangelización? ¿Y usted cómo la vive?

Kiko: ¿Cómo vivo? Esperando a ser degollado…. Por eso estas missio ad gentes hacen mucho bien en el mundo, y tienen mucho éxito también con los musulmanes. ¡Lo digo de verdad! En muchísimas partes donde mandamos las misiones vienen musulmanes que dicen que se sienten realmente tocados. En los países del Golfo tenemos ya muchas comunidades, y a menudo tenemos que actuar a escondidas por su seguridad. Yo, mirando todo esto, dije en la convivencia una especie de ‘profecía’ sobre mí: “Cuando bauticemos a 100 musulmanes, me matarán”. Por otro lado, estamos destinados a eso, los cristianos están para el martirio. Y yo estaría muy contento porque siendo un pecador, un indigno, un pobrecillo, ¡si muero mártir se resuelve todo! (ríe). 

A la espera del martirio… El Camino, ¿cómo aplicará concretamente las indicaciones que el Papa ha expresado hoy en su discurso programático?

Kiko: Haremos todo lo que podamos, en comunión con la Iglesia. Todo lo que hemos visto hoy es obra de los obispos. Son los obispos los que piden las missio ad gentes, no nosotros. Están contentísimos, porque muchos países se están despertando. Por ejemplo, pienso en Francia: el sur está lleno de familias en misión y tenemos cinco seminarios. Son una bendición porque la situación de la Iglesia en Francia, así como en muchos países de Europa, es una catástrofe: iglesias cerradas, disminución de las vocaciones, sociedades secularizadas… 

¿Tiene alguna anécdota que le haya llamado la atención especialmente de las contadas por estas familias en misión?

Kiko: Anécdotas hay verdaderamente muchas… Si tengo que decir una en particular es la que me ha contado una familia en misión en China, con cuatro niños pequeños. Un día en un parque, dos de estos niños, uno de seis y el otro de cuatro años, se encontraron detrás de un arbusto a un feto muerto, con el corazón fuera del pecho… Impresionados, llamaron a su madre diciendo: “Mamá, ¿pero por qué aquí hacen estas cosas? ¡Debemos rezar, debemos evangelizar!”. Entonces decidieron dar un nombre a este niño muerto, lo llamaron Mateo, e hicieron una pequeña promesa de no merendar durante unos días para que estas cosas no vuelvan a ocurrir en China. Me he emocionado al escuchar esta historia, me han recordado a los pastorcillos de Fátima con su sencillez… E incluso sus padres estaban muy impresionados al contarla y han comprendido que realmente es necesario un anuncio en un país como China, donde las tragedias del aborto están a la orden del día, también debido a la política del hijo único. Imagínese que otra familia, en un pueblo chino, tenía siete hijas, y cuando iban por la calle un montón de mujeres se detenían a mirarlas y acariciarlas, a menudo llorando, porque según les han contado se vieron obligadas a abortar a sus niñas. 

Reduciendo el campo a Europa, usted ha dicho que estamos en un momento en que se raya “la apostasía”, también a causa de los continuos ataques contra la vida y la familia. En este panorama, ¿cuál es la contribución que ofrecen estas familias que dejan todo y se van a evangelizar?

Kiko: ¡Una enorme contribución! Debemos evangelizar Europa porque lo necesita. Pienso, en particular, en mi país, España, donde se registran más de 600 divorcios al día y donde hay dinámicas políticas que tienen como objetivo destruir la institución familiar. Por no hablar de muchas otras naciones en el norte donde la religión está prohibida en las escuelas, donde se cierran y se venden las parroquias y así sucesivamente. Con todo lo que está sucediendo, la gente experimenta una profunda soledad, un fracaso, por eso permanecen profundamente afectadas cuando tal vez les invitan a las catequesis, encuentran un ambiente de comunión, conocen una familia unida con hijos, ¡y ya no quieren irse más! Les gusta ese ambiente… Entonces la familia cristiana, llena de amor, ¡es una bomba en toda Europa!



SOLIDEO




El solideo o zucchetto (del italiano [dzukˈketto]) es un casquete de seda que portan el Papa, los obispos y algunos eclesiásticos para cubrirse la cabeza. Sólo se lo quitan ante Dios, es decir, ante el Santísimo Sacramento, o durante la Misa desde el Prefacio hasta después de la Comunión. Los obispos y cardenales se lo quitan en presencia del Papa como símbolo de respeto, como quien se quita el sombrero al saludar a otra persona.



Dicen que el nombre del solideo proviene de las palabras latinas soli Deo, (“sólo a Dios”). No se utiliza sólo en las celebraciones, sino también fuera. Durante la Eucaristía, se quita al empezar el prefacio de la Plegaria Eucarística para volvérselo a poner después de la comunión. Hace honor así a su nombre de soli Deo, “sólo ante Dios” se quita.



PREAMBULOS DE LA FE 9





En mitad de la noche presentí una presencia;
totalmente a oscuras se oye mejor el silencio
que alguien esté guardando.
Vences el miedo recordando que no tienes nada que perder
y, aun así, temes ante cualquier súbito encuentro inesperado,
pues ya había leído algo sobre Ti
-pudo más mi curiosidad, esa misma también llamada Gracia,
según se mire o no con ojos de militancia-.
Mas no encendáis aun ninguna luz;
yo soy un hijo de la noche,
uno de esos desvelados que van a por un vaso de agua
y dejan el lecho cansados de no descansar.