segueix-nos

segueix-nos

TERRA SANTA

TERRA SANTA

Terra Santa

Terra Santa

PARTICIPA! TOTS I TOTES SOM NECESSARIS!

PARTICIPA! TOTS I TOTES SOM NECESSARIS!

diumenge, 25 de gener de 2015

GRUP ORACIÓ

El proper dimarts 27 de gener reprendrem el ritme normal del Grup d’Oració de la nostra Unitat Pastoral: Alpicat-Torrefarrera-Rosselló. En aquesta ocasió ens trobarem a l’església d’Alpicat a les 8:30.

Ens reunim com a germans per a una estona de pregària . I només per a pregar. Es tracta d’una pregària conduïda, amb gran obertura a la participació personal. Dura entre 30 -40 minuts.


Per aprofundir en la nostra vocació cristiana i avançar en la comunió fraterna en la nostra Unitat Pastoral . Tots hi sou convidats. Us hi esperem!


DIMARTS 27 DE GENER. A LES 8:30 DEL VESPRE . A L’ESGLÉSIA D’ALPICAT.


SÍNODE DE BISBES

LA VOCACIÓ I LA MISSIÓ DE LA FAMILIA A L’ESGLÉSIA I EN EL MON CONTEMPORANI


Tots recordarem, que el passat any el Sant pare va convocar un Sínode Bisbes per tractar els Desafiaments pastorals de la Família. Molts cristians tenien i tenen esperances posades en les decisions pastorals que es puguin prendre, quan les diferents fases del mateix, concloguin. Alguns temes són bastant genèrics, com ara la manera de atendre millor a les parelles que volen, en Crist, formar una nova família. Altres temes aixequen més expectació, com ara el divorciats tornats a casar o les persones amb distintes orientacions sexuals.

El Papa Francesc, va decidir donar a conèixer públicament la Relatio Synodi, que va finalitzar al 2014. Aquesta Relatio concloïa amb aquestes paraules:
“Las reflexiones propuestas, fruto del trabajo sinodal que tuvo lugar en un clima de gran libertad y en un estilo de escucha mutua, desean plantear cuestiones e indicar perspectivas que deberán ser maduradas y precisadas por la reflexión de las Iglesias locales durante el año que nos separa de la Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos prevista para octubre de 2015” (Relatio Synodi, n. 62).



Així doncs, per preparar aquesta Assemblea General que es celebrarà el proper mes d’octubre, novament es consulta, a través d’un qüestionari, a totes les comunitats cristianes, de totes les diòcesis del mon. És tracta d’un nou exercici de sinodalitat que és important per visualitzar una Església que està atenta als problemes quotidians a de les persones concretes que formen les comunitats de base, als nostres pobles i ciutats.

La nostra Unitat Pastoral (Alpicat – Torrefarrera – Rosselló), també participarà en les respostes al qüestionari, que ha de realitzar-se abans de la primera quinzena de març. El Grup de Bíblia de la nostra Unitat, format per germans i germanes de les tres parròquies, serà l’encarregat de dur-ho a terme.

Ja us anirem informant!

   

Reflexió


Déu no vol que siguem arbres solitaris, que ens servim de les nostres pròpies arrels, per al nostre bé, sense cap profit per als altres.

Déu no vol una Església que sigui secularitzada i que s'identifiqui amb un sol grup específic.

Déu vol una Església. que tingui unes exigències i uns condicionaments.

La primera i principal és pujar a la barca de Pere, una barca senzilla, com senzilla és la gent que està al davant. Justament aquí, aquesta una història d'amor entre Déu i el seu poble.

Aquesta és la comunitat cristiana que ha de ser Alpicat, Torrefarrera, Rosselló, i .....................



J.Siurana

CURS D'AGENTS DE PASTORAL

Tres homes, de la comunitat de Torrefarrera, van començar el passat setembre el CURS D’AGENTS PASTORALS, que cada any organitza l’IREL (Institut Superior de Ciències Religioses, de la Diòcesi de Lleida).



L’objectiu d’aquest curs és impartir adequada formació teològica, pastoral, espiritual i psicopedagògica a persones cristianes majors d’edat que se sentin cridades a exercir el ministeri d’Agents Pastorals (AP) en les comunitats eclesials existents en la diòcesi.

Aquest curs resta obert a qualsevol persona, home o dona, que vulgui aprofundir i potenciar la seva formació - vocació per posar-la al servei de l’Església.

Entrevistem breument a en Julio, Eugeni i l’Antoni:

Sou casats, solters, treballeu? 

J: Estic casat, tenim tres filles i treballo com autònom.

E: Casado, de profesión empresario

A: Estic casat i treballo. 

Perquè heu començat aquest curs? 

J: Perquè com a membre de l'Església estic cridat a participar a la Comunitat, per aquest motiu necessito la formació

E: Por que solo con preparación se puede servir con eficàcia y eficiència a la comunidad.

A: Per una il·lusió interior meva, per aprendre quelcom que després pugui transmetre als altresfidels de la meva comunitat.

Quin dia ho feu i a quines hores? Us dona molta feina? 

J: Els divendres a les 20 hores. Si que ens dona feina, però és gratificant

E: Los viernes de 20 h a 21 h 30´.Es un curso informativo que no implica trabajos complementarios.Es perfectamente asumible.

A: Els divendres. Més que feina em dona plaer assistir-hi.

De moment, que esteu aprenent de nou? 

J: Aprenem a tenir autoestima, a ser corresponsables, és a dir, en no creure que l'Església és només cosa de sacerdots, sinó que nosaltres també podem ser servidors

E: Actitudes,funciones,atribuciones de un agente pastoral,objetivos de una comunidad parroquial,autoestima y autoconocimiento,nivel de compromiso con nuestra fé.....

A: Cada divendres aprenem alguna cosa nova, però sobretot com he d’actuar com home creient , de cara a motivar amb l’exemple als altres.

El que apreneu, us servirà per aplicar-ho a la vida de la vostra comunitat? 

J: Per la seva descomptat que si, des de fa dos anys, ja tinc experiències en el meu entorn (família, treball, amics i comunitat).

E: Radicalmente sí, sobre todo al ayudarnos a descubrir nuestras capacidades y nuestras aptitudes idoneas de cara a servir a los demas miembros de la comunidad...

A: Confio en que si. Per això ho faig.

Quines tasques realitzeu actualment a la vostra parròquia? 

J: Formem grups del que necessita la comunitat, dirigits per Mn. Victor. En les celebracions de la Eucaristia, ens encarreguem de les lectures, col·lectes etc. Tenim un grup de Bíblia, Oració i col·laborem a Torrefarrera Solidària. 

E: Organizar grupo lectores en misa,grupo de oración,colaboración en caritas-Torrefarrera Solidaria, grupo de estudio de Bíblia...el grado de disponibilidad depende evidentemente de las exigencias que las obligaciones laborales nos reclamen,pero lo mas importante es que siempre estemos con espiritu de servicio a la comunidad y así mantener y acrecentar el verdadero significado de nuestra fé....

A: Els dissabtes faig de catequista d’infants, els dijous que puc col·laboro amb Torrefarrera Solidària, participo en un grup de Bíblia i estic a disposició del que calgui fer per la parròquia.

PER LA UNITAT DELS CRISTIANS: Baptisme, Escriptura i Esperit Sant





Del 18 al 25 de gener les parròquies de la nostra Unitat Pastoral ens afegirem a la pregària de l’octavari d’oració per la unitat dels cristians. Per la unitat que Jesús vol a la seva església: perquè siguin u com nosaltres som u. Joan 17, 22

L’Església de Jesucrist – una, santa, catòlica i apostòlica- apareix , de molt antic, com a trencada en moltes comunitats eclesials separades, sense comunió.

Els catòlics reconeixem en l’església catòlica la plenitud de l’església de Jesús: la Paraula de Déu, la successió apostòlica, la plenitud dels sagraments, la tradició autèntica... tot.

Però les altres esglésies i comunitats eclesials també viuen del Senyor i l’Esperit Sant obra en elles realment. L’ecumenisme- moviment dels cristians per la unitat visible de la sola església de Jesús- acollit i promogut per l’església catòlica té , entre altres aspectes la pregària i el coneixement i estima de la riquesa de Déu mostrada en les altres comunitats. 

Les esglésies de l’Ortodòxia ens mostren un meravellós patrimoni de litúrgia, la pregària constant (pregària de Jesús) i la tensió escatològica (espiritualitat monàstica ) amb una gran devoció a la Santa Mare de Déu.

En les esglésies i comunitats evangèliques – que en diem vulgarment protestants- nosaltres hi reconeixem el Baptisme, la Bíblia i l’Esperit Sant. Amb l’església anglicana, han desenvolupat una vivíssima vivència de la gràcia baptismal, el viure de la Paraula de Déu: pregada, coneguda, venerada i proclamada. I la confiança en l’Esperit Sant que porta a viure profundament la Gràcia: Déu que se’ns dóna.

Totes aquestes realitats són per a nosaltres catòlics com una crida a viure a fons la fe, el coneixement , estima i vivència de la Bíblia (per tal de conèixer de veritat Jesucrist –diu sant Jeroni-) i a viure en l’Esperit Sant el seu consol i el seu guiatge amb els dons i carismes .



A Alpicat, Torrefarrera i Rosselló pregarem aquest vuit dies. I que en aquesta ocasió fem una pregària de fe ben fonda escollint Jesús com a únic Senyor de la nostra/meva vida i com a únic i gran Salvador.

SANT SEBASTIÀ, FESTA MAJOR D'ALPICAT



Dissabte 17 de gener a Alpicat vam celebrar la missa en honor de Sant Sebastià, un dels sants reconeguts com a protectors de la vila. El celebrant, Mn. Víctor - el nostre rector, presentà el testimoni del sant i el significat actual del testimoni cristià. La coral Sant Bartomeu acompanyà la celebració amb els seus cants i polifonies. L’església plena a vessar i bona festa major!

SAN ANTONIO ABAD


La historia del pan de San Antonio se remonta al siguiente hecho: Se cuenta que Antonio se conmovía tanto con la pobreza que una vez distribuyó a los pobres todo el pan del convento en que vivía. El fraile panadero se dio cuenta de que no tenían que comer y fue a contarle al santo lo sucedido. Él lo envió de nuevo a verificar donde los había dejado. Las cestas se desbordaban de pan, tanto, que fueron distribuidos a los frailes y a los pobres del convento.



La parroquia de Torrefarrera se ha sumado a esta bella conmemoración en un sencillo acto al acabar la Misa: Bendición de los panes y puesta a la “venta” a un precio simbólico. La totalidad del importe recaudado será para la asociación Torrefarrera Solidaria-Caritas. La Ceremonia fue objeto de una gran asistencia al ser una festividad de gran arraigo en la localidad.


MENSAJE DEL SANTO PADRE EN LA 49a JORNADA MUNDIAL DE LAS COMUNICACIONES 2015


Comunicar la familia: 
ambiente privilegiado del encuentro en la gratuidad  del amor


El tema de la familia está en el centro de una profunda reflexión eclesial y de un proceso sinodal que prevé dos sínodos, uno extraordinario –apenas celebrado– y otro ordinario, convocado para el próximo mes de octubre. En este contexto, he considerado oportuno que el tema de la próxima Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales tuviera como punto de referencia la familia. En efecto, la familia es el primer lugar donde aprendemos a comunicar. Volver a este momento originario nos puede ayudar, tanto a comunicar de modo más auténtico y humano, como a observar la familia desde un nuevo punto de vista. 
Podemos dejarnos inspirar por el episodio evangélico de la visita de María a Isabel (cf. Lc 1,39-56). «En cuanto Isabel oyó el saludo de María, la criatura saltó en su vientre, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó a voz en grito: “¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre!”» (vv. 41-42).


         Este episodio nos muestra ante todo la comunicación como un diálogo que se entrelaza con el lenguaje del cuerpo. En efecto, la primera respuesta al saludo de María la da el niño saltando gozosamente en el vientre de Isabel. Exultar por la alegría del encuentro es, en cierto sentido, el arquetipo y el símbolo de cualquier otra comunicación que aprendemos incluso antes de venir al mundo. El seno materno que  nos acoge es la primera «escuela» de comunicación, hecha de escucha y de contacto corpóreo, donde comenzamos a familiarizarnos con el mundo externo en un ambiente protegido y con el sonido tranquilizador del palpitar del corazón de la mamá. Este encuentro entre dos seres a la vez tan íntimos, aunque todavía tan extraños uno de otro, es un encuentro lleno de promesas, es nuestra primera experiencia de comunicación. Y es una experiencia que nos acomuna a todos, porque todos nosotros hemos nacido de una madre. 
         Después de llegar al mundo, permanecemos en un «seno», que es la familia. Un seno hecho de personas diversas en relación; la familia es el «lugar donde se aprende a convivir en la diferencia» (Exort. ap. Evangelii gaudium, 66): diferencias de géneros y de generaciones, que comunican antes que nada porque se acogen mutuamente, porque entre ellos existe un vínculo. Y cuanto más amplio es el abanico de estas relaciones y más diversas son las edades, más rico es nuestro ambiente de vida. Es el vínculo el que fundamenta la palabra, que a su vez fortalece el vínculo. Nosotros no inventamos las palabras: las podemos usar porque las hemos recibido. En la familia se aprende a hablar la lengua materna, es decir, la lengua de nuestros antepasados (cf. 2 M 7,25.27). En la familia se percibe que otros nos han precedido, y nos han puesto en condiciones de existir y de poder, también nosotros, generar vida y hacer algo bueno y hermoso. Podemos dar porque hemos recibido, y este círculo virtuoso está en el corazón de la capacidad de la familia de comunicarse y de comunicar; y, más en general, es el paradigma de toda comunicación.
         La experiencia del vínculo que nos «precede» hace que la familia sea también el contexto en el que se transmite esa forma fundamental de comunicación que es la oración. Cuando la mamá y el papá acuestan para dormir a sus niños recién nacidos, a menudo los confían a Dios para que vele por ellos; y cuando los niños son un poco más mayores, recitan junto a ellos oraciones simples, recordando con afecto a otras personas: a los abuelos y otros familiares, a los enfermos y los que sufren, a todos aquellos que más necesitan de la ayuda de Dios. Así, la mayor parte de nosotros ha aprendido en la familia la dimensión religiosa de la comunicación, que en el cristianismo está impregnada de amor, el amor de Dios que se nos da y que nosotros ofrecemos a los demás.
         Lo que nos hace entender en la familia lo que es verdaderamente la comunicación como descubrimiento y construcción de proximidad es la capacidad de abrazarse, sostenerse, acompañarse, descifrar las miradas y los silencios, reír y llorar juntos, entre personas que no se han elegido y que, sin embargo, son tan importantes las unas para las otras. Reducir las distancias, saliendo los unos al encuentro de los otros y acogiéndose, es motivo de gratitud y alegría: del saludo de María y del salto del niño brota la bendición de Isabel, a la que sigue el bellísimo canto del Magnificat, en el que María alaba el plan de amor de Dios sobre ella y su pueblo. De un «sí» pronunciado con fe, surgen consecuencias que van mucho más allá de nosotros mismos y se expanden por el mundo. «Visitar» comporta abrir las puertas, no encerrarse en uno mismo, salir, ir hacia el otro. También la familia está viva si respira abriéndose más allá de sí misma, y las familias que hacen esto pueden comunicar su mensaje de vida y de comunión, pueden dar consuelo y esperanza a las familias más heridas, y hacer crecer la Iglesia misma, que es familia de familias.
         La familia es, más que ningún otro, el lugar en el que, viviendo juntos la cotidianidad, se experimentan los límites propios y ajenos, los pequeños y grandes problemas de la convivencia, del ponerse de acuerdo. No existe la familia perfecta, pero no hay que tener miedo a la imperfección, a la fragilidad, ni siquiera a los conflictos; hay que aprender a afrontarlos de manera constructiva. Por eso, la familia en la que, con los propios límites y pecados, todos se quieren, se convierte en una escuela de perdón. El perdón es una dinámica de comunicación: una comunicación que se desgasta, se rompe y que, mediante el arrepentimiento expresado y acogido, se puede reanudar y acrecentar. Un niño que aprende en la familia a escuchar a los demás, a hablar de modo respetuoso, expresando su propio punto de vista sin negar el de los demás, será un constructor de diálogo y reconciliación en la sociedad.
         A propósito de límites y comunicación, tienen mucho que enseñarnos las familias con hijos afectados por una o más discapacidades. El déficit en el movimiento, los sentidos o el intelecto supone siempre una tentación de encerrarse; pero puede convertirse, gracias al amor de los padres, de los hermanos y de otras personas amigas, en un estímulo para abrirse, compartir, comunicar de modo inclusivo; y puede ayudar a la escuela, la parroquia, las asociaciones, a que sean más acogedoras con todos, a que no excluyan a nadie.
         Además, en un mundo donde tan a menudo se maldice, se habla mal, se siembra cizaña, se contamina nuestro ambiente humano con las habladurías, la familia puede ser una escuela de comunicación como bendición. Y esto también allí donde parece que prevalece inevitablemente el odio y la violencia, cuando las familias están separadas entre ellas por muros de piedra o por los muros no menos impenetrables del prejuicio y del resentimiento, cuando parece que hay buenas razones para decir «ahora basta»; el único modo para romper la espiral del mal, para testimoniar que el bien es siempre posible, para educar a los hijos en la fraternidad, es en realidad bendecir en lugar de maldecir, visitar en vez de rechazar, acoger en lugar de combatir.
Hoy, los medios de comunicación más modernos, que son irrenunciables sobre todo para los más jóvenes, pueden tanto obstaculizar como ayudar a la comunicación en la familia y entre familias. La pueden obstaculizar si se convierten en un modo de sustraerse a la escucha, de aislarse de la presencia de los otros, de saturar cualquier momento de silencio y de espera, olvidando que «el silencio es parte integrante de la comunicación y sin él no existen palabras con densidad de contenido» (Benedicto XVI, Mensaje para la XLVI Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, 24 enero 2012). La pueden favorecer si ayudan a contar y compartir, a permanecer en contacto con quienes están lejos, a agradecer y a pedir perdón, a hacer posible una y otra vez el encuentro. Redescubriendo cotidianamente este centro vital que es el encuentro, este «inicio vivo», sabremos orientar nuestra relación con las tecnologías, en lugar de ser guiados por ellas. También en este campo, los padres son los primeros educadores. Pero no hay que dejarlos solos; la comunidad cristiana está llamada a ayudarles para vivir en el mundo de la comunicación según los criterios de la dignidad de la persona humana y del bien común.
         El desafío que hoy se nos propone es, por tanto, volver a aprender a narrar, no simplemente a producir y consumir información. Esta es la dirección hacia la que nos empujan los potentes y valiosos medios de la comunicación contemporánea. La información es importante pero no basta, porque a menudo simplifica, contrapone las diferencias y las visiones distintas, invitando a ponerse de una u otra parte, en lugar de favorecer una visión de conjunto. 
La familia, en conclusión, no es un campo en el que se comunican opiniones, o un terreno en el que se combaten batallas ideológicas, sino un ambiente en el que se aprende a comunicar en la proximidad y un sujeto que comunica, una «comunidad comunicante». Una comunidad que sabe acompañar, festejar y fructificar. En este sentido, es posible restablecer una mirada capaz de reconocer que la familia sigue siendo un gran recurso, y no sólo un problema o una institución en crisis. Los medios de comunicación tienden en ocasiones a presentar la familia como si fuera un modelo abstracto que hay que defender o atacar, en lugar de una realidad concreta que se ha de vivir; o como si fuera una ideología de uno contra la de algún otro, en lugar del espacio donde todos aprendemos lo que significa comunicar en el amor recibido y entregado. Narrar significa más bien comprender que nuestras vidas están entrelazadas en una trama unitaria, que las voces son múltiples y que cada una es insustituible.
La familia más hermosa, protagonista y no problema, es la que sabe comunicar,  partiendo del testimonio, la belleza y la riqueza de la relación entre hombre y mujer, y entre padres e hijos. No luchamos para defender el pasado, sino que trabajamos con paciencia y confianza, en todos los ambientes en que vivimos cotidianamente, para construir el futuro.


         Vaticano, 23 de enero de 2015, Vigilia de la fiesta de san Francisco de Sales